Como en una tarde de domingo.
16:46 | Author: Álex
¿No sientes a veces ganas de saltar? Al vacío, digo. Y perderte de todo lo que te atrapa. Y sentir que te libras de las cadenas mientras avanzas inexorablemente hacia el abismo.
Cuando yo tengo esa sensación, apago las luces del salón, me siento en el suelo, pongo mi música favorita, canto y rompo a reír mientras abro un paquete de tabaco.
Podría llorar, pero me voy a reír.
Pienso en lo absurdo que es en realidad todo y lo ciega que está la gente. Pienso en que las cosas son, en realidad, efímeras y livianas.
Y todo se vuelve maravilloso de repente.
|
This entry was posted on 16:46 and is filed under . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

2 comentarios:

On 11.12.10 , Wilbur dijo...

La música, mi más fiel compañera en cualquier momento.
Te echo tanto de menos que no lo soporto.

 
On 12.12.10 , bixitoluminoso dijo...

es lo que todos deberiamos de hacer ante los problemas: pensar que son tan livianos como queramos hacerlos